Abriendo puertas literarias en Guantánamo

En el tercer punto de su “Decálogo del escritor”, el narrador Augusto Monterroso –un maestro del relato breve e hiperbreve– escribió: “En ninguna circunstancia olvides el célebre dictum: En literatura no hay nada escrito”. Y un punto después añadió Monterroso: “Lo que puedas decir con cien palabras dilo con cien palabras; lo que con una, con una. No emplees nunca el término medio; así, jamás escribas nada con cincuenta palabras”.

Basándose en las anteriores premisas del autor de La oveja negra y demás fabulas, el jurado del IV Premio Internacional Abriendo Puertas 2017, auspiciado por el Proyecto de Promoción Literaria Grafomanía, con la colaboración del Centro Provincial del Libro y la Literatura y el Sectorial de Cultura en Guantánamo, entregó el Premio Especial y su respectiva Mención a los jóvenes escritores guantanameros Reineris Betancourt Colás y Ennie Pérez Orihuela.

Según el acta del jurado, integrado en esta ocasión por los escritores Evelyn Queipo, Adalberto Santos y Erian Peña Pupo, “Mi madre”, relato presentado por Reineris Betancourt, miembro de la AHS, Grafomanía y egresado del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, cumple con “los elementos distintivos del género y mantiene, mediante una lograda estructura narrativa en ascenso, un ritmo que desemboca en un final inesperado”. Mientras “La cristiana”, cuento de Ennie Pérez, integrante de los talleres literarios impartidos en la Casa de Cultura Rubén López Sabariego, de la ciudad de Guantánamo, destaca por ser “un relato que desde la crudeza de una narración casi cinematográfica y al mismo tiempo enigmática, logra captar la atención del lector”.

Por su parte, el Premio del IV Concurso Internacional Abriendo Puertas lo obtuvo el mexicano Francisco Enríquez Muñoz, con la obra “La arena amarilla”, pues, según subraya el acta del jurado, el relato está “escrito desde las características del género y el uso de las posibilidades narrativas que ofrece el mismo y además, hacerlo de manera imaginativa y original, incluso recreando cierto matiz borgeano en su concepción que no limita sus posibilidades expresivas”. Las menciones fueron otorgadas a los minicuentos “Atrapado”, de Jorge Cappa Fernández (España, 1979); “Jurásico”, de Armando Landa Vázquez (Mayabeque, 1972); “El rey, los gatos y los perros”, de Jorge Godofredo Silverio Tejera (Sancti Spíritus, 1961), y “Escape”, de Johann Miguel Luis Juan Dávalos (México, 1997). Asimismo, el jurado destacó la calidad de buena parte de los textos en concurso y subrayó, además, la variedad de temáticas abordadas, aunque a nivel general prevalezcan temas como la muerte, el amor y los cuestionamientos religiosos–existenciales, y el alcance y convocatoria que en su cuarta edición ha logrado el Concurso Internacional Abriendo Puertas, que recibió, en esta ocasión, más de 200 obras de varios países del mundo, entre ellos España, Argentina, Chile, Uruguay, México y Colombia.

La premiación del concurso se realizó en la conocida Casa del Changüí, durante la Fiesta A la Guantanamera, evento sociocultural realizado cada año en esta oriental provincia, del 15 al 18 de diciembre. Allí el Proyecto de Promoción Literaria Grafomanía, liderado por las jóvenes escritoras Yecenia Ramírez Sosa y Arletty Romero Lafargue, con la participación de varios jóvenes de la ciudad y otras partes de la provincia, reconoció la obra de los concursantes guantanameros que concursaron en la IV edición del Abriendo Puertas, así como a los miembros del propio Proyecto Grafomanía.

La jornada contó con la música del joven trovador Jorge Serpa y lectura de poemas de varios escritores invitados, además la presentación en horas de la mañana, por Erian Peña Pupo, en la librería Asdrúbal López, de títulos recientes del catálogo de Ediciones La Luz, editorial holguinera de la AHS, entre ellos los libros de cuento Hierbas, de Ariel Fonseca y Los perros del amanecer, de Yordis Monteserín, ambos premios Celestino de Cuento; además de los poemarios Invención de Alejandría, de David López Ximeno, y La cantidad rosada, de Roberto Carlos Fournier, y de la revista El mar y la montaña, por el escritor guantanamero Risell Parra.

Según Yecenia Ramírez, coordinadora principal de Grafomanía y autora del libro de teatro infantil Coleta, corazón de papel, publicado por la editorial El mar y la montaña este año: “Son muchas las actividades que hemos emprendido con el afán de incentivar a los jóvenes escritores no solo a sumarse al proyecto o colaborar con él, sino a patentizar y reafirmar su obra, publicar, superarse y creerse escritores con talento y potencialidades para la escritura, algunos casos con más posibilidades objetivas que otros, claro. Hay algunas acciones que son de notable significación, como es el caso del Concurso Internacional “Abriendo Puertas”, en minicuentos y epigramas, el único concurso internacional que convoca Guantánamo, gracias al cual muchos escritores noveles han publicado obras y han obtenido reconocimiento a través de los medios de comunicación masiva”.

Tomado de: http://www.ahs.cu/abriendo-puertas-literarias-en-guantanamo/

Enlace permanente a este artículo: http://grafomania.cubava.cu/2017/12/20/abriendo-puertas-literarias-en-guantanamo/

Deja un comentario

Your email address will not be published.